Notificaciones fiscales. El citatorio que las preceda, debe contener la hora en que se entregue.

Es verdad que el artículo 137 del Código Fiscal de la Federación, en forma destacada no exige que en los citatorios se asiente la hora en que se entreguen; sin embargo, es obvio que este precepto no puede analizarse en forma aislada, sino en concordancia con todos aquellos artículos del mismo ordenamiento que sean aplicables […]

Es verdad que el artículo 137 del Código Fiscal de la Federación, en forma destacada no exige que en los citatorios se asiente la hora en que se entreguen; sin embargo, es obvio que este precepto no puede analizarse en forma aislada, sino en concordancia con todos aquellos artículos del mismo ordenamiento que sean aplicables en las diligencias de notificación, y que deben ser observados obligatoriamente para que los actos de autoridad puedan reputarse legales. Uno de esos preceptos es el artículo 13 del propio ordenamiento, en el que se establece, como regla general, que las diligencias que practiquen las autoridades fiscales, deberán llevarse a cabo entre las 7:30 y las 18:00 horas, las cuales se conceptúan como hábiles. Luego entonces, para que pueda determinarse si en la diligencia de entrega de un citatorio se cumplió con esa disposición, es obvio que resulta necesario que en el documento respectivo, se asiente la hora en que se practicó la diligencia, ya que de otra manera resultaría jurídicamente imposible determinarla, y por ende, no existirían bases suficientes para declarar legal el acto de que se trata. Las razones que tuvo el legislador para establecer que la práctica de las diligencias fiscales se realicen en horas hábiles, son diversas: una de ellas, obedece a que en un horario destinado al descanso las personas suelen no tener la disposición de colaborar con las autoridades fiscales o con los propios contribuyentes cuando las diligencias no se entienden con éstos; piénsese por ejemplo, el caso de un citatorio entregado a las 23.59 horas, para que el directamente interesado espere al diligenciario a las 7.30 horas del día siguiente. En este supuesto, lo más probable será que quien reciba el citatorio no comunique oportunamente la cita a la persona a quien deba notificarse. Por otra parte, el citatorio debe ser entregado a más tardar a la 18:00 horas del día anterior, luego entonces, el permitir que se entregue más tarde, se traduce en disminuir el lapso en que quien lo recibe debe entregarlo al directamente interesado, lo que indudablemente se refleja en una afectación a los derechos de éste, pues debe existir un tiempo razonable para que puedan comunicarse el receptor del citatorio y el destinatario del mismo. Es por ello que en los citatorios es indispensable que se señale la hora en que se practican, ya que de no hacerse así esa diligencia debe conceptuarse ilegal.

 

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL SEXTO CIRCUITO.

 

Amparo directo 94/92. Cosme Muñoz Vázquez. 12 de marzo de 1992. Unanimidad de votos. Ponente: Jaime Manuel Marroquín Zaleta. Secretario: José de Jesús Echegaray Cabrera.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación; Época: Octava Época; Registro: 800022; Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito; Tipo de Tesis: Aislada; Tomo X, Agosto de 1992; Materia(s): Administrativa; Tesis: VI. 3o. 188 A, Página: 590

 

 

Leave a Reply



Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can
take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...