Titulos de credito, autonomia de los.

Si bien es cierto que además de la acción cambiaria que nace de un título de crédito, puede ejercitarse también, conforme al artículo 168 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, la acción causal, proveniente de la relación que dio origen a la emisión o transmisión del título, y que esa acción […]

Si bien es cierto que además de la acción cambiaria que nace de un título de crédito, puede ejercitarse también, conforme al artículo 168 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, la acción causal, proveniente de la relación que dio origen a la emisión o transmisión del título, y que esa acción no prescribe como la cambiaria, por el transcurso de tres años, sino por el de diez fijado para la prescripción ordinaria, debe tenerse en cuenta que, atenta la autonomía de los títulos de crédito, establecida por la propia ley, dichos documentos son títulos abstractos, es decir, que la obligación de pagar, contenida en ellos, dimana del hecho de haberse suscrito el documento de crédito, cualquiera que haya sido la relación jurídica que hubiere originado su otorgamiento, y así, un pagaré puede extenderse como consecuencia de haberse contratado un mutuo, pero sin que el mismo sea la demostración de la existencia del contrato de mutuo, porque como se ha dicho, es un documento abstracto, o sea, sin causa. La acción causal requiere que se haga valer independientemente del título de crédito, y extinguida la acción cambiaria derivada del propio título, éste no puede aducirse como prueba de la relación jurídica o del contrato que dio nacimiento al documento de crédito, sino que debe devolverse a quien lo suscribió, conforme al artículo 168 de la ley, si se quiere deducir la acción causal; de lo que se concluye que cuando se exhibe como base de la acción deducida en juicio ordinario mercantil, un pagaré, es un título de crédito, no se ejercita la acción causal, sino la cambiaria, y si ésta ya prescribió por el transcurso de tres años, no puede pretenderse que se ejercite la acción causal, ya que es indudable que la misma no fue acreditada, cuando sólo se rindió como prueba la documental, consistente en el mismo título de crédito, que debió restituirse previamente al demandado, y que por sí solo no sirve para acreditar la existencia de un contrato de mutuo, como fundamento de la acción causal.

 

Amparo civil directo 1718/36. Tiburcio Luis J. 12 de marzo de 1937. Mayoría de tres votos. Disidentes: Luis Bazdresch y Abenamar Eboli Paniagua. La publicación no menciona el nombre del ponente.

 

 

Fuente: Semanario Judicial de la Federación; Época: Quinta Época; Registro: 358093; Instancia: Tercera Sala; Tipo de Tesis: Aislada; Tomo LI; Materia(s): Civil; Tesis:; Página: 2408

Leave a Reply



Looking for something?

Use the form below to search the site:

Still not finding what you're looking for? Drop a comment on a post or contact us so we can
take care of it!

Visit our friends!

A few highly recommended friends...